El Festival Deltebre Dansa, uno de los referentes internacionales del sector de las artes escénicas que tiene lugar todos los años en el municipio homónimo de la provincia de Tarragona, ha adquirido un proyector láser de Vivitek para hacerse cargo de todas las proyecciones del evento. El equipo, suministrado por Charmex, ha tenido su debut en la última edición que se ha celebrado con la asistencia de más de 900 profesionales de todo el mundo.

 

Deltebre Dansa, ya en su treceava edición, es un evento que, durante dos semanas, reúne bailarines, actores y artistas de circo de todo el mundo con una formación de calidad y los pone en contacto con profesores de reconocido prestigio internacional.

 

El centro neurálgico del festival es una gran carpa de circo de 34 metros de diámetro donde se realizan los espectáculos variados y de vanguardia del evento. Allí se proyectan, por ejemplo, los vídeos de inauguración y clausura, así como diferentes audiovisuales que resumen el transcurrir de Deltebre Dansa. También hay algunas representaciones que incorporan proyecciones.

 

Este año, el festival, que siempre había alquilado los equipos de proyección que utilizaba para cubrir sus necesidades audiovisuales, se propuso dar un salto de calidad en la proyección y decidió hacerse con un proyector láser en régimen de propiedad.

 

“Teníamos la necesidad de tener un proyector de la máxima calidad con una gran resolución y que pudiera verse bien desde todos los ángulos para las 900 personas que se juntan en la carpa”, recuerda Josep Ramon Guallar, responsable de Comunicación del festival.

 

Por ello, Oriol Ibáñez Fauquer, que es uno de los responsables técnicos de Deltebre Dansa, se acercó a Charmex para asesorarse sobre la opción más indicada. Y Enric Bohigas, consultor de proyectos de este proveedor B2B de referencia del sector audiovisual, enseguida pensó en el Vivitek DU7090Z, un proyector láser de 6000 lúmenes ANSI y resolución WUXGA.

 

“Se trata de un equipo que ofrece una proyección estable y de alta calidad con un bajo coste de propiedad y que, gracias a su fuente de luz láser, garantiza 20.000 horas libres de mantenimiento”, explica Bohigas. “Además, su gran luminosidad, las lentes intercambiables que utiliza y la posibilidad de orientarlo en modo de proyección vertical y 360º permite adaptarlo a múltiples espacios”, agrega.

 

Oriol Ibáñez lo tuvo claro y no dudó en aconsejar la compra del equipo a Roberto Olivan, fundador y director artístico de Deltebre Dansa. Así fue como el Vivitek debutó en la edición de este año del festival. Y las reacciones no han podido ser más positivas.

 

“Estamos encantados con el equipo”, resume Oriol. “Tiene una relación de luz y de contraste muy interesante y ofrece proyecciones claras y nítidas. Además cuenta con una gran fidelidad de color y una luminosidad muy potente, lo cual para nosotros es muy importante porque en la carpa se producen muchos rebotes de luz”, añade.

 

Asimismo, Oriol destaca la facilidad de movimiento que permite el proyector, un factor muy importante para Roberto Olivan, que pretende utilizar también el equipo en el centro de creación que ha abierto recientemente: “En ese sentido, nos interesaba contar con una máquina que se pudiera mover de aquí para allá sin sufrir en exceso, y este modelo está mostrando ser especialmente resistente”.

 

Y añade: “Sus 20.000 horas de funcionamiento sin lámpara a bajo coste también son un gran ventaja porque le estamos dando un uso prácticamente ininterrumpido. Otra funcionalidad que destacamos es que se puede controlar de forma remota desde una plataforma HTTP. Por último, si bien no menos importante, nos encanta el color negro de su chasis, que es algo que no ofrecen todas las marcas.”

 

En la carpa de Deltebre Dansa, el proyector está colgado por encima del público a 7 metros de altura y trabaja disparando sobre una pantalla retráctil de 6 metros de ancho, a una distancia de proyección de 4,5 metros. Utiliza una óptica gran angular VL904G 0,8:1 y se monta en un soporte SMS Precision PRO 250, también suministrado por Charmex, que representa en exclusiva en España a esta marca sueca.

 

Lo cierto es que la adquisición de este proyector láser de Vivitek ha supuesto un antes y un después para el festival. “La verdad es que quedamos muy contentos con el equipo y el salto de calidad que le hemos dado a nuestros audiovisuales ha sido enorme”, asegura el director de comunicación del festival. “Estamos realmente orgullosos de poder mostrar nuestro trabajo en una pantalla tan grande y con una calidad de proyección espectacular”, remata.

 

Oriol Ibáñez, por su parte, no quiere dejar de ponderar el servicio brindado por Charmex. “Han estado todo el tiempo a nuestro lado para aconsejarnos y resolver todas nuestras dudas, tanto antes como después de la compra, con un trato excelente y una respuesta rápida y eficaz”, concluye.

Comparte esta información con tu red