En la foto, los realizadores Philippe Garrel y John Waters

Crónica de  Carlos Hugo Aztarain

La 20° edición del Festival de Cine Independiente celebrado en la capital de
Argentina presentó en 36 sedes cinematográficas un verdadero desborde de
films (107 en calidad de premieres mundiales), hubo competencias internacio-
nales y nacionales, actividades paralelas, exhibiciones al aire libre (e invitados
como el francés Philippe Garrel y el norteamericano John Waters, ambos con
retrospectivas incluidas). Asimismo películas de grandes autores, desde Wes
Anderson (Isle of Dogs); Marco Bellocchio (Per una rosa); Abel Ferrara (Alive
in France); Michael Haneke (Happy End); Bruno Dumont (Jeanette: la infancia
de Juana de Arco); y Sebastian Lelio (Desobedence), entre otros. Lógicamente
muchos cineastas locales presentaron sus trabajos mas recientes como: José
Celestino Campusano; Albertina Carri; Raul Perrone; Sergio Wolf, Mariano
Llinás; Lola Arias, uniendose a ellos nuevos talentos con una oferta quizá
demasiado numerosa, sumados a los 15 presentados en la sección Competen-
cia Argentina donde solamente hubo un 30% verdaderamente rescatable. Una
joya rescatable en esta edición fue la recuperación del cine de Kira Muratova,
la realizadora mas vanguardista de la Nueva Ola Soviética de los años 60.
Para épicas cinéfilas fueron las proyección del film argentino “La flor”, mas
allá de 14 horas de duración, y otras producciones de largo aliento como
“Season of the Devil”, del filipino Lav Díaz, o “An Elephant Sitting Still”, del
chino Hu Bo, ambas de casi cuatro horas.
Finalmente la monumental obra de Mariano Llinás “La flor” fue premiada como
mejor película de la competencia internacional, y el premio a la mejor actriz fue compatido por sus protagonistas Elisa Carricajo; Pilar Gamboa; Laura Paredes
y Valeria Correa. Este film, dividido en seis episodios, y exhibido en tres partes,
propone un recorrido por varios géneros cinematográficos y se convirtió en el
gran hito de este Festival. El premio especial del jurado fue para la producción
japonesa de animación “Violence Voyager”, del artista Ujicha; mientras el de
mejor director recayó en el brasileño Tiago Melo por su opera prima “Azougue
Nazaré”, y el de mejor actor se concedió a Anders Juul protagonista del film
danés “A Horrible Woman”, de Christian Tafdrup. En la Competencia Argentina
se premió al film lésbico  “Las hijas del fuego”, provocadora realización de
Albertina Carri; mientras Lola Arias recibió premio como mejor directora por
“Teatro de guerra”, acercamiento experimental a el conflicto de Malvinas.
En la competencia Vanguardia y Género la película ganadora fue “The Image
You Missed”, de Donald Foreman. En Derechos Humanos triunfó “Meteors”,
del turco Gurcan Keltek, y en sección Latinoamericana venció “Averno”, del
boliviano Marcos Loayza. Por su parte los tres cortos distinguidos fueron “La
prima sueca”, de Inés Barrionuevo y Agustina San Martín; “Las flores”, de
Renzo Cozza, y “El liberado“, de Martín Farina. El premio del público entre
los films argentinos fue para “Foto Estudio Luisita”, de Sol Miraglia y Hugo
Manso.
En cuanto a los premios no oficiales, el FEISAL fue para “Azouge Nazaré”,
de Tiago Melo (Brasil); El de ACCA (ASociación de Cronistas de Argentina)
premió a “Mochila de plomo”, de Darío Mascambroni; la Asociación de
Sonidistas Audiovisuales, consideró a Mercedes Gaviria Jaramillo, mejor
sonido en “Las hijas de fuego”. El premio SIGNIS fue entregado a “Village
Rockstars”, de Rima Das (India); Los Editores Audiovisuales consideraron
mejor montajista a Lautaro Colace por “Esto no es un golpe”, de Sergio
Wolf, y la FIPRESCI premió a “Algo quema”, de Mauricio Ovando (Bolivia).
Comparte esta información con tu red