Carlos Hugo Aztarain

Foto del jurado del Festival: Andrei Ujica;
Valérie Massadian; María Bonsanti; María Alché y Lluis Miñarro )

 

Al 33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata no le acompañó, lamentablemente, el clima que fue lluvioso y frío. Pero eso sí, fue ideal para ver cine, y la gran cantidad de películas proyectadas fue una fiesta para muchos. Francia fue este año el país invitado con asistencia de dos veteranos actores Jean Pierre Léaud y Pierre Richard y el realizador Léos Carax quienes presentaron algunos títulos de sus filmografías. Junto a ellos la presencia de Fran Healy; Valeria Sarmiento; Mark Berger; Lucrecia Martel; Laura Huertas Millán; Don McKellar; Zelemir Zilnik y Patricia Mazuy, entre otros, fueron protagonistas de esta nueva edición. Asimismo actrices, directoras y productoras formaron parte del primer Foro
de Cine y Perspectiva de Género. Por su parte el presidente del Festival, el veterano realizador José Martínez Suárez fue homenajeado y se presentó un excelente libro sobre su vida y trayectoria, en una maravillosa edición que contiene la colección de 5 de sus largometrajes (“El crack”; “Dar la cara”; “Los chantas”; “Los muchachos de antes no usaban arsénico” y “Noches sin lunas y soles”).
En cuanto a los 12 films presentes en competición oficial, fueron quizá muy independientes y experimentales, y se seleccionaron también títulos ya dados a conocer en otros Festivales, tal es el caso del ganador que, según criterio del jurado internacional, fue la película española “Entre dos aguas”, del director Isaki Lacuesta, premiada con la Concha de Oro solo hace dos meses atrás en el Festival de San Sebastian. Y al actor de este film, Israel Gomes Romero, se lo premió como mejor intérprete. Mientras el de mejor actriz recayó en la simpática Judy Hill por su trabajo en “What You Gonna Do When the World´s on Fire”, y su realizador Roberto
Minervini fue premiado como mejor director. Como mejor guión se reconoció al uruguayo Federico Veiroj por su film “Belmonte”, y el premio especial del jurado fue ex-aequo para “Chuva é cantoria na Aldeia dos Mortos, de Joäo Salaviza y Renée Nader Messora, y “Vendran lluvias suaves”, de Iván Fund. Mientras el premio del público fue para “If Beale Street Could TalK”, (algo así como ” Blues de la calle Beale), un film estupendo y con excelentes actores, que seguramente hubiese merecido un reconocimiento mayor. Dentro de la competencia argentina fueron laureados “Aquel verano sin hogar”, de Santiago Reale, y “Mientras las olas”, de Delfina Gavalda y Carmen Rivoira como mejor cortometraje. Y “El árbol negro”, de Máximo Ciambella y Damian Coluccio como mejor largometraje. Por su parte el galardón de la crítica joven a la mejor ópera prima internacional fue para “Terra franca”, de Leonor Teles. Dentro de la categoría Estados Alterados fueron elegidas “Chaos”, de Sara Fattahi y “Casanovagen”, de Louis Donschen. Dentro de los premios no oficiales la película argentina “Muere, monstruo, muere”, de Alejandro Fadel se llevó cuatro distinciones otrorgadas por AADA (Asoc.Argentina de Editores Audiovisuales), Sadaic, la SAE (Sociedad Arg. de Editores) y Sagai (Soc.Argentina de Gestión de Actores Intérpretes). FIPRESCI premió a “El árbol negro”. La Asoc. de Cronistas Cinematograf. de Argentina concedió su premio a “In Fabric”, de Peter Strickland; y la DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) concedió su premio como mejor película Argentina de todas las competencias a “La cama”, solido film dirigido por la actriz Mónica Lairana.