Conseguir ver casi todas las películas en competición de la sección oficial (con excepción de la clausura con THE MAN WHO KILL DON QUIXOTE, de Terry Gilliam, y de la coreana BURNING, de Lee Chang-Dong (premio FIPRESCI), ambas por culpa de sus respectivos horarios), en un año de cambios como en 2018, calificado por algunos como ruina del festival, acaba siendo enormemente significativo. Hubo tres largometrajes que superaban al resto, de modo que COLD WAR / Zimni Wojna, en el que Pawel Pawlikowski, el director de la fabulosa IDA, logró que veinticinco años de acción nunca tengan ninguna relación con el relato-río (premio al mejor director), la iraní SE Rokha / TRES CARAS, de Jafar Panahi (premio al mejor guión) con más Kiarostami que nunca propone una relectura de la ficción y el documental -en la que se anulan mutuamente- y THE WILD PEAR TREE, de Nuri Bilgin Ceilán, un relato de más de tres horas en el que no sobra nada, mostraban sus talentos por encima del resto. No estaban nada mal, aunque no aportaron tanta novedad como las mencionadas, SHOPLIFTERS / MANBIKI kazoku, de Hirozaku Kore-Eda (Palma de Oro de esta edición), BLACKKKLANSMAN, de Spike Lee (muy divertida y recompensada con el Gran Premio del jurado), CAPHARNAÜM, de Nadine Labaki (premio del jurado), DOGMAN, de Matteo Garrone (premio al actor Marcello Fonte), una dura película que obliga a recordar los primeros trabajos de este gran director, eN GUERRE , de Stephan Brizé, con un prodigioso Vincent Lindon y el universo laboral como protagonistas, Lazzari FELICE, de Alice Rhorwacher (premio ex aequo al mejor guión), ASH IS THE Purest WHITE, del chino Jia Zhangke, TODOS LO sABEN, de Asghar Farhadi (si se sabe leer como film iraní y no como el español que aparece en su reparto encabezado por Javier Bardem, Penelope Cruz y Ricardo Darín) y en menor medida Ayka, de Sergey Dvortsevoy (premio a la actriz, Sama Yeslyamova), LETO, de Kiril Serebrennikov, YOMEDI NE, del egipcio A.B. Shawky, Asaka (I & II), de Ryusuke Hamaguichi … Films que no aportaron gran cosa. Sobraban UNDER THE SILVER LAKE, del estadounidense David Robert Mitchell, por favor, Aimer ET cours VITE, de Crhistophe Honoré Y LAS CHICAS DEL SOL, de Eva Husson. LE LIVRE DE IMAGE, de Jean-Luc Godard, un ejercicio claramente provocador, fue recompensado con una Palma de Oro honorífica. Toni Llorens (continuará)

Comparte esta información con tu red