Carlos Hugo Aztarain

La ciudad turística uruguaya de Piriapolis acaba de realizar su Festival de Cine con films provenientes de latinoamérica, hubo proyecciones desde el mediodia hasta altas horas de la noche con espectadores que abarrotaron practicamente las 2 salas de proyección instaladas en el legendario Hotel Argentino. Clases magistrales, talleres, homenajes a reconocidos profesionales y ruedas de prensa conformaron la grilla de los tres días intensos en los que se celebra este Certamen.
Vale la pena destacar que desde su primera edición “Piriapolis de Película” exhibe gran cantidad de títulos que generalmente no llegan a las salas comerciales uruguayas, permitiendo el acceso a una filmografía regional inédita que ahora ha sumado estrenos exclusivos de fuera del continente. Varios de los largometrajes presentados en esta 15° edición han sido coproducciones entre países de la región como la producción paraguaya /uruguaya “Las herederas”, de Marcelo Martinelli. Brasil estuvo representado por “Severina”, de Felipe Hirsh. El cine argentino ofreció la interesante “La novia del desierto”, de Cecilia Atán y Valeria Privato, protagonizada por la actriz chilena Paulina García y el siempre eficaz Claudio Rissi. También se proyectó “Las Vegas”, una comedia de Juan Villegas y dos buenos documentales “Soy lo que quise ser”, historia de un joven de 90, de Mariana Scarone y Betina Casanova, y “Down para arriba”, sensible realización del actor Gustavo Garzón. Asimismo en función especial y en copia restaurada se proyectó “Camila”, de María Luisa Bemberg, film que fuera candidato al Oscar, y cuyos protagonistas fueron Susu Pecoraro e Imanol Arias, la presentó su productora Lita Stantic, que fue homenajeada. Un documental de indudable interés, que refleja la turbulenta vida de Blana Luz Brum, es “No viajaré escondida”, de Pablo Zubizarreta. El cine uruguayo marcó su presencia con la exhibición de “Agridulce”, de Carlos Conti, que testimonia sobre la figura del actor y transformista Luis Magallanes. Para el público infantil y en función especial se ofreció “Natacha, la película”, de Fernando Ribeiz y Eduardo Pinto. En las secciones Festival al Este; Fantapiria XIV; Muestra Otrocampo; Foco Cine Inusual, y la programación de los Festivales de Huesca (España) y Hacelo Corto, completaron el extenso abanico con films para todos los gustos y de distinto formato.
El jurado encargado de otorgar premios a los cortometrajes en competición (compuesto por el realizador Bebe Kamín, Fernando Brenner y Fatimarelei Lunardelli) decidió premiar como mejor corto iberamericano (ex-aequo) a “Sucedió en el cielo”, de Oldren Romero (Cuba), y “El vestido de Myriam”, de Lucas Rossi (Brasil). Como nejor corto uruguayo a “Montevideo soul”, de Fabián Rojas y Mercedes Cosco. Mención especial como mejor animación “Una idea”, de Juan Paulín (México), Por su parte el jurado estudiantil premió
como mejor corto iberamericano a “El hundimiento del Titanic”, de Fernando Pérez y Ezequiel Vega (Argentina). El nuevo galardón ICAU-RECAM consistente en la compra de derechos para su exhibición en las salas del RECAM fue elegido por el público y recayó en la producción argentina “Maracanazo”, de Alejandro Zambianchi.-