La irrupción de las plataformas de streaming ha dejado a las televisiones generalistas bastante tocadas.  No obstante, el daño no ha sido igual dependiente del género. Parece que la ficción en abierto toca a su fin y que ésta será para la TV de pago. Entonces, ¿qué le queda a la TV gratuita..? Parece ser que los concursos y los realities

Por IÑAKI FERRERAS

El fin de las emisiones de Pasapalabra, en Telecinco,  ha demostrado lo esencial que puede llegar a ser este tipo de programas para la TV lineal.

Y es que, tanto en el caso de la cadena de Mediaset España, como en el de Antena 3, con La ruleta de la suerte, ambos programas han evidenciado la importancia de contar con un buen telonero para el informativo. Por eso, Telecinco está buscando como loca un substituto para el El Rosco y, así, conseguir atrapar a los telespectadores para lograr el minuto de oro diario y que se queden después a ver Informativos Telecinco.

Por su parte, en la cadena de Atresmedia existen dos concursos que han demostrado su fortaleza en estos tiempos de streaming: ¡Ahora caigo! y ¡Boom! Y es que ambos programas, producidos por Gestmusic, se sitúan, cada día, por encima de la media de la cadena.

El programa de Antena 3, emitido aquella ocasión en prime time, fue seguido en algún momento por más de 6,6 millones de personas (6.682.000 espectadores), cifra casi idéntica a la que se llevaron Los Lobos con el mayor premio de la historia de la TV (6.689.700 euros).

En el la última edición del mercado audiovisual mundial, MIPCOM, celebrado en primavera pasada, la lista Fresh TV de la consultora The Wit con los formatos y series que más han llamado la atención en el último año contara con varios quiz shows.

Desde Israel, llegaba You should know it, un concurso en el que se pide a los concursantes que respondan preguntas basadas en fotos que publicaron en sus propias redes sociales.

Por su parte, desde Canadá, mostraban Watch, un programa en el que dos equipos miraran un programa con actuaciones y después tendrá que responden preguntas al respecto del tipo: ¿de qué color era el pelo de los bailarines? ¿qué canción ha cantado? 

Al estilo de Ahora caigo, el concurso italiano de conocimiento general Burning time pone a competir a cinco concursantes que van construyendo el premio gordo ronda por ronda mientras son eliminados según se van pasando la mecha. El jugador final tiene que responder veinte preguntas mientras se quema el premio gordo.

Estos son solo algunos ejemplos de programas generalistas de entretenimiento con los que las TV’s.

La buena ficción, de pago

Con la llegada de plataformas como Netflix o HBO, la ficción en las cadenas generalistas vive horas bajas mientras que los formatos de entretenimiento como concursos, talents, realites o mezclas de varios de ellos se han convertido en las bazas más potentes para tratar de liderar la audiencia en abierto. Las cadenas más que nunca apuestan por los programas de entretenimiento y estrenarán nuevos formatos que convivirán junto a otros ya consolidados.

Los talent shows

En el caso de TVE, se recuperan los talents de baile con The dancer , un formato creado por Simon Cowell ( Factor X ). Tres capitanes de reconocida trayectoria artística asistirán a la audición de los aspirantes y conformarán un equipo al que apadrinarán para competir entre ellos y lograr encontrar al mejor bailarín de España. La cadena pública también estrena Dos parejas y un destino en el que dos equipos formados por María del Monte y Anne Igartiburu, por un lado, y Gonzalo Miró y Florentino Fernández, por otro, viajarán para encontrarse con famosos en distintos puntos de España y compartir una comida y una conversación. TVE también estrena La noche D , un formato de humor presentado por Dani Rovira que ya promociona, y vuelve a apostar por nuevas ediciones de Masterchef . Queda por despejar la incógnita de si Operación Triunfo regresará este año a la pequeña pantalla.

Tras el bombazo que ha supuesto Mask Singer (con una segunda edición ya confirmada), Antena 3 sigue apostando por formatos de éxito internacional. Al igual que el juego de las máscaras, la cadena ha comprado otro formato de Corea del Sur que, en España, se titula Veo cómo cantas y que presenta Manel Fuentes. Los concursantes, con la ayuda de un grupo de famosos, tienen que adivinar si unos “cantantes misteriosos” son buenos o malos vocalistas sin oírlos cantar, solo por su apariencia o su actitud en el escenario. La cadena también estrena El desafío , un concurso presentado por Roberto Leal en el que ocho famosos se enfrentarán cada semana a retos de todo tipo en los que deberán demostrar su destreza, fuerza o perseverancia ante un jurado formado por Tamara Falcó, Santiago Segura y Juan del Val. Respecto a formatos consolidados, La voz kids está a punto de estrenar nueva edición mientras que el veterano concurso ¿Quién quiere ser millonario? ofrece nuevas entregas protagonizadas por famosos.

Los realities

En el caso de Telecinco, el entretenimiento sigue protagonizado por los reality shows . La cadena ha confirmado que Gran hermano vuelve a su parrilla. Y están confirmadas nuevas temporadas de La isla de las tentaciones , que en breve estrenará su tercera edición, Supervivientes (previsiblemente en primavera) y La casa fuerte , tres espacios fuertemente arraigados en la cadena. También regresa Got Talent España con una sexta edición que contará con Risto Mejide, Edurne y Dani Martínez como miembros el jurado.

Finalmente, laSexta y Cuatro presentan pocas novedades: la vuelta de Lo de Évole, en el caso de la primera, y de First Dates Cruceros, en el de la segunda. Y fuera de las cadenas en abierto, también se han anunciado para este 2021 otros nuevos proyectos destacados como Una historia, una canción (#0), en el que se mostrarán cómo canciones e historias personales van casi siempre de la mano; LOL: Si te ríes, pierdes , un concurso presentado por Santiago Segura en el que un grupo de cómicos competirán por ser el último en reírse; y Drag Race la versión española del formato popularizado por RuPaul que busca a la mejor estrella drag del país y que, desde hace varias temporadas, es un bombazo en América, especialmente, en la comunidad LGTB.

En definitiva, vemos cómo hay dos tipos de televisión bien diferenciados: los contenidos de series y buenas películas, en el pago, y el entretenimiento facilón de los concursos quiz y realities, en la TV en abierto. Muchos telespectadores hace años -cuando llegó la TV de pago- se quejaban del por qué pagar por ver la TV, cuando está catalogada como un servicio público. Ahora, a fuerza de la costumbre y del constante bombardeo de las grandes productoras internacionales, la mayoría ya nos hemos acostumbrado a pagar una cuota mensual a nuestro operador de telecomunicaciones por ver la TV de “calidad”. Depende de los gustos y criterios que el panorama sea el justo y correcto o que, en realidad, sea la dictadura de los grandes…El debate queda abierto…

Abrir chat
Contacta con nosotros, de manera rápida
Ir a la barra de herramientas