El 2013 puede ser el año de la confirmación de una nueva era para las televisiones públicas de América Latina. Una etapa para la que el servicio público audiovisual reclama un papel protagonista en el inminente escenario digital y multipantalla, y dejar de ser un actor secundario; tanto a nivel de audiencias como de presupuestos de producción, copados ambos por las grandes cadenas privadas. Unos grandes grupos de comunicación nacionales que, junto a la oferta comercializada por las major norteamericanas vía cable o satélite, han casi monopolizado el consumo televisivo en la mayoría de países de la región. Este escenario podría cambiar, y  para ello las televisiones públicas han decidido colaborar aún más entre sí para que, en el nuevo ecosistema audiovisual, su oferta sea más atractiva, popular y exitosa. Precisamente, el futuro de la televisión pública es tema central de las legislaciones y normativas audiovisuales que próximamente aprobarán países como Uruguay, Ecuador, Bolivia o Perú, que se sumaran a procesos iniciados en los últimos diez años en Brasil, Argentina, Venezuela o Colombia.

Un acto bien definitorio de esta potente reivindicación de las televisiones públicas, ha sido la reciente gala de los primeros premios TAL, la red de TV públicas y educativas de Latinoamérica. Coincidiendo con el décimo aniversario de du creación, la red TAL, que cuenta con televisiones, productoras e instituciones de 20 estados de la región –entre ellas la ya veterana  ATEI, la Asociación de las Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas– decidió dar un paso más y organizar unos premios interamericanos que sirvieran para prestigiar las mejores producciones televisivas de los canales públicos y educativos latinoamericanos. Con este objetivo, se eligió como sede para la gala un evento audiovisual latinoamericano que precisamente celebraba su quinta edición: el DocMontevideo, que ya se ha ganado un merecido puesto destacado en la agenda anual del sector.

Colombia y concretamente Señal Colombia (RTVC) fue la gran triunfadora de la gala, consiguiendo ganar en 5 de las 9 categorías. Los brasileños Canal Futura y SESC TV, y el argentino Canal Encuentro con 2, se llevaron el resto, demostrando el histórico nivel de calidad de producción televisiva de estos tres países. Concretamente, en la categoría de interprograma/microprograma ganó la producción argentina “poetas Latinoamericanos” dedicado a obras emblemáticas de la literatura.  “En Órbita” ganó en la categoría de producción interactiva, y que es el resultado de la participación de profesionales y público de Señal Colombia, Radiónica-Radio Nacional de Colombia y la web enorbita.tv. En la categoría de “gran destaque” se premió la plataforma “mercado de coproducción” impulsada desde RTVC, que ofrece financiación, ventana y proyección internacional a proyectos de productoras independientes (en la fotografía superior, Claudia Rodríguez, responsable de relaciones internacionales de Señal Colombia). De esta iniciativa de Señal Colombia surgió otro de los premiados, el documental “Nacer” en la categoría de producciones unitarias, que retrata el proceso de un nacimiento en el sistema de salud del país. En la categoría de series, ganó al brasileña “Caminhos”, que narra documentalmente historias de niños, jóvenes y adultos con la escuela como nexo común. La colombiana “Migrópolis”, en la categoría de “relevancia social” vio premiada su

apuesta por promover los valores de la integración y la interculturalidad mediante una serie de animación con niños como protagonistas. De Brasil proviene el programa premiado en la categoría

de educativos, “Florestabelidade”, que promociona las buenas prácticas de la explotación sostenible de los bosques. En el capítulo de innovación, el guardón fue para el programa argentino “Mentira la verdad II” que analiza temas de actualidad bajo el prisma de la filosofía. Finalmente se abrió el proceso de premios al público quien, mediante una votación popular vía Facebook, eligió el programa “Los Puros Criollos” que presenta desacomplejadamente, pero también desde la complicidad, elementos definitorios de la identidad colombiana.

No querríamos dejar de mencionar, entre los destacados miembros del jurado de los premios, a dos catalanes de largo recorrido profesional en el audiovisual: Jordi Ambrós, jefe de coproducciones documentales de TV3-Televisió de Catalunya, y Jordi Torrent, responsable de Media Literacy de la Alianza de Civilizaciones de la ONU.

Decíamos que este año podría significar el despegue de una nueva concepción, más comprometida y más competitiva de la televisión pública. Precisamente, el pasado mes de junio se celebraba en Argentina el II Encuentro de Televisoras Públicas de América Latina, en la que los representantes de Brasil, Bolivia, México, Cuba, Venezuela, Uruguay, Ecuador y la anfitriona Argentina, firmaron un documento conjunto –Carta de Intención– en la que, además de anunciar el compromiso de poner en marcha una plataforma para compartir contenidos, experiencias, y desarrollar proyectos conjuntos, apostaban por la promoción de la diversidad cultural, la formación en favor de la calidad de la oferta audiovisual, y una mayor autonomía de gestión respecto a sus respectivos gobiernos.

 

 

Comparte esta información con tu red