El verano pasado, los estados miembros de la UE se comprometieron a atender la situación creada por la pandemia a través de un plan de recuperación sin precedentes de 750 mil millones de euros que ahora debe implementarse en todos los países.

Pasar la página de COVID será un desafío exigente, pero Europa cuenta con un aliado importante: sus industrias culturales y creativas (ICC). Como se subraya en nuestro estudio, las ICC son mucho más que un sector más para salir de la crisis, son un componente importante de la solución de Europa a esta crisis.


De hecho, las ICC son el corazón de nuestra economía. Con 253.000 millones de euros de contribución al PIB y una facturación anual de 643.000 millones de euros, los sectores creativos son más grandes que las telecomunicaciones, el farmacéutico, la alta tecnología y la industria del automóvil. La economía creativa es también uno de los principales proveedores de empleo de Europa, y emplea a más de 7,6 millones de personas. El crecimiento de las ICC no es nada nuevo, pero se basa en tendencias duraderas que representan un superávit comercial de 8,600 millones de euros, lo que subraya el estatus de la UE como potencia cultural en la economía mundial.

En un momento en que los países europeos necesitan unirse, las ICC también son una clave única para nuestra unidad política y social. Nos ayudan a comprender quiénes somos y qué queremos lograr juntos. Asimismo acercan a grupos que de otro modo serían dispares y promueven modos de entendimiento y diálogo mutuos. Las ICC son diversas en su esencia y emplean a más mujeres (48%) y jóvenes que la media de otros sectores de la UE.

Desafortunadamente, este papel protagonista, que inspira e impulsa a Europa hacia adelante, se ha visto seriamente amenazado por la crisis del COVID-19. Lo que está en juego hoy es el valor que las ICC crean para nuestra economía y nuestra sociedad.

El impacto negativo en las ICC es casi uniforme en sí mismo. Con una caída del 31% (220 mil millones) en los ingresos para 2020, las ICC son algunos de los sectores más afectados en Europa, solo un poco menos que el transporte aéreo pero más que las industrias del turismo y la automoción. Las cifras de sectores como las artes escénicas (-90%) y la música (-75%) ofrecen una cruda realidad de una economía totalmente devastada. Las ICC son tanto más frágiles como diversas: es un mundo de pequeñas empresas y autónomos (que representan un tercio de los trabajadores de la economía creativa), así como de grandes empresas.

Frente a esta crisis sin precedentes, las organizaciones de gestión colectiva demostraron ser una importante salvaguardia para la cadena de valor creativa y, en particular, para los creadores, que son su eslabón más esencial y vulnerable. Los CMO entregaron inmediatamente primeros auxilios a través de subvenciones, préstamos y pagos anticipados de regalías, y crearon conciencia sobre cuán frágiles se han vuelto todos los interesados; pero estas organizaciones sufrieron mucho por la crisis, y para las ICC, lo peor aún está por llegar: no se espera una recuperación completa antes de 2022. En ausencia de una reanudación significativa de las actividades fuera de línea en 2021, su capacidad para mantener y aumentar la inversión en nuevos proyectos, la creación y la innovación se verán seriamente comprometidas.

Afortunadamente, no es demasiado tarde para tomar medidas. Las ICC pueden ser un socio esencial en una recuperación europea que fomente la actividad económica y se centre en la cohesión social. Europa debe recuperarse, responder a la urgencia a la que se enfrenta un sector tan vital y aportarles nuevos motores para un crecimiento duradero.

Nosotros, las sociedades de autores europeas, proponemos que las ICC se conviertan en el aliado número uno de la recuperación económica europea mediante la implementación de soluciones concretas para abordar tres desafíos principales identificados en el estudio.

Primero, preparemos la recuperación. 2020 fue un año de parada inicial y los espacios culturales cerraron las puertas en diferentes grados en los países de la UE. Pero lo que las ICC ahora necesitan es claridad sobre lo que les espera. Los Estados miembros europeos deben proponer una estrategia coordinada posterior al cierre de los espacios culturales, con pasos comunes que tomar, plazos que respetar y requisitos sanitarios y sanitarios que deben cumplirse para permitir un relanzamiento gradual de las actividades.

Preparar la recuperación también significa financiación: se necesita urgentemente una financiación pública masiva para que las ICC se recuperen. Instamos a la UE ya los Estados miembros a que consideren las ICC como un sector prioritario que puede beneficiarse de los fondos de recuperación de la “UE de próxima generación”. Esto debería reflejarse debidamente en la preparación y evaluación de las estrategias nacionales.

En segundo lugar, empoderar: pedimos un marco legal sólido que permita el desarrollo de la inversión privada en producción y distribución, y que garantice una remuneración justa para los creadores. En particular, pedimos una implementación rápida y efectiva de la Directiva sobre derechos de autor y condiciones más justas para los creadores en la economía digital.

En tercer lugar, el apalancamiento: las industrias culturales y creativas, y el poder multiplicado de sus millones de talentos individuales y colectivos, deberían utilizarse como un importante acelerador de las transiciones sociales, sociales y medioambientales en Europa. La cultura es un poder blando que permite la promoción de los valores europeos y puede actuar como catalizador para una mayor cohesión social, un crecimiento más inclusivo y sostenible y una transición verde y digital sostenible.

Nosotros, los miembros de GESAC, estamos dispuestos a trabajar con los responsables políticos europeos para implementar esta hoja de ruta y lograr que las ICC sean el aliado número uno de Europa para la recuperación. Se acaba el tiempo. Hagamos esto juntos. Hagámoslo ahora.
 

Signatarios – Miembros de la Junta Directiva de GESAC:
 

Jean-Noël Tronc Presidente de GESAC y CEO de SACEM

Harald Heker Vicepresidente de GESAC y CEO de GEMA

Victor Finn Vicepresidente de GESAC y CEO de IMRO

András Szinger Vicepresidente de GESAC y CEO de ARTISJUS

Carine Libert CEO de SABAM

Gaetano Blandini Director Gerente de SIAE

Gernot Graninger CEO de AKM

José Jorge Letria Presidente y Consejero Delegado de SPAUTORES

Karsten Dyhrberg Nielsen, director ejecutivo de STIM